Diplomacia Publica y Poder Blando

¿Qué es diplomacia pública?

El término de diplomacia pública fue acuñado en 1965 por el diplomático estadounidense, Edmund Gullion, entonces decano de la Fletcher School of Diplomacy en Tufts University. En la actualidad, este tipo de diplomacia se refiere a la importancia que tienen para los gobiernos las actitudes y comportamientos de los ciudadanos de otros países, pues tienen un claro impacto en la agenda internacional y en los intereses nacionales de un Estado. Depende cómo sea percibido un país en el exterior tendrá implicaciones sobre la capacidad del mismo para atraer inversiones y turismo.

Aunque están interconectados y tienden a confundirse, subyacen interpretaciones diferentes entre el poder blando y la diplomacia pública. Una de ellas es que la diplomacia pública es un instrumento clave del poder blando.

Un distinguido profesor universitario, ex decano de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard y Ex Subsecretario de Defensa para la Seguridad Internacional, Joseph S. Nye, acuña en 1990 el término de poder blando.

Acuñado en 1965

Poder blanco acuñado en 1990

Diplomacia publica es un instrumento clave del poder blando

¿Qué es el poder blando?

Nye define el poder blando “como la capacidad de influir en el comportamiento de los demás para obtener los resultados que uno desea”, y señala tres formas principales de hacerlo:

  1. Coaccionar con las amenazas,
  2. Inducir cambios de comportamiento con los pagos, o
  3. Atraer y cooptar.

El poder suave se ¨basa en influencias intangibles o indirectas como la cultura, los valores y la ideología.

¿Qué promueve el Centro de Diplomacia Pública y Corporativa?

Basado en estos conceptos, el CDPC promueve la democratización de la diplomacia en Colombia y sirve de canal de la participación ciudadana, pues entendemos que estas disciplinas no son del dominio exclusivo de los gobiernos nacionales.

Colombia cuenta con recursos humanos y naturales para potenciar su poder blando, entendido este como la manera de influir y atraer a públicos extranjeros por medio de su cultura, economía, turismo, inversión, gastronomía, etc.

Nuestras regiones y los 1122 municipios del país aspiran a ser protagonistas para mejorar el posicionamiento en los rankings internacionales con su poder blando. Su diversidad es una atracción para el turismo internacional.

Un activo clave para el ejercicio de la diplomacia pública y el poder blando es población en el exterior. Esta alcanza los 4.7 millones de personas, un 10% del total de su población, siendo la ciudad “virtual” más grande de Colombia contribuyendo al crecimiento de su economía y un actor influyente para posicionar la imagen positiva del país.

La imagen y reputación internacional son bienes intangibles de la política internacional. El concepto de reputación es parte del ámbito de la diplomacia pública. Los actores internacionales recurren a la diplomacia pública para activar su reputación.

Aspiramos a potenciar estos elementos en asociación con los diferentes sectores y ciudadanos de nuestro país.