Uruguay niega asilo a expresidente peruano Alan García

Uruguay niega asilo a expresidente peruano Alan García

El presidente Tabaré Vásquez confirmó este lunes que el pedido del exmandatario del Perú fue negado al considerar que “no existe una persecución política” en su contra. García es investigado por haber recibido sobornos de la constructora Odebrecht.

Este lunes el Gobierno de Uruguay rechazó el pedido de asilo del expresidente de Perú Alan García, investigado por el escándalo de Odebrecht, informó hoy el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

García se encontraba en la embajada de Uruguay en Lima desde el pasado 17 de septiembre, bajo un amparo provisional que se le había otorgado mientras se estudiaba el caso. El exmandatario salió de la residencia antes de que se difundiera públicamente el rechazo a su pedido, aparentemente en un vehículo de alquiler que ingresó en la vivienda, según imágenes difundidas por el Canal N de la televisión peruana. Su paradero por ahora es deconocido.

La decisión tomada por el mandatario uruguayo y por el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Rodolfo Nin Novoa, se basó en “consideraciones estrictamente jurídicas” y en el extenso informe enviado por el Gobierno peruano, de cerca de 1.000 páginas.

“Uruguay no otorgó el asilo al expresidente Alan García, él ya se ha retirado de esta residencia, todo lo demás corre por cuenta de los Gobiernos, volvamos a la paz, quedan liberados”, señaló Carlos Barros, embajador de Uruguay en Perú.

Al mismo tiempo en Montevideo, Vázquez indicó a la prensa, tras hacer un repaso por los detalles del caso del exmandatario peruano investigado por corrupción, que el caso de García “no es persecución política” y agregó que “en Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado, y especialmente el Poder Judicial”.

El canciller peruano Néstor Popolizio dijo desde Lima agregó que la decisión del presidente Tabaré Vázquez permite encontrar que existen “afirmaciones a nivel internacional de que en Perú existe democracia, división de poderes, estado de derecho y debido proceso”. “Creo que esta decisión preserva el buen estado de las relaciones bilaterales”, concluyó Popolizio.

El expresidente peruano, dos veces gobernante de su país (1985-1990 y 2006-2011) es investigado por los presuntos delitos de colusión y lavado de activos en el caso de los sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

García reside en Madrid desde 2016, pero un juez le prohibió este sábado salir de Perú por dieciocho meses, mientras continúan las investigaciones, medida con la que estuvo conforme, pero horas después solicitó el asilo diplomático a Uruguay bajo el argumento de que hay una persecución política en su contra.

EL ESPECTADOR

administrador
ADMINISTRATOR
PERFIL

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

Noticias Relacionadas