El colombiano que difunde por el mundo nuestro modelo comercial

El colombiano que difunde por el mundo nuestro modelo comercial

Francisco Reyes, quien hoy es la mano derecha del Banco Mundial para crear el código de comercio en Mozambique y la reforma del régimen de sociedades en Indonesia, dice que la legislación colombiana sobre Sociedades por Acciones Simplificadas es un referente mundial.

A más de 19.000 kilómetros un colombiano lidera un equipo del Banco Mundial para reestructurar el régimen de sociedades en Indonesia (sudeste asiático), una de las potencias económicas emergentes. Ese mismo personaje, desde hace tres meses, puso a andar una reforma en Mozambique (África subsahariana) para construir un nuevo Código de Comercio que tiene como base la legislación colombiana. El protagonista de esta historia sin precedentes y que puso a Colombia como referente mundial es Francisco Reyes Villamizar, exsuperintendente de Sociedades, quien terminó su gestión el 7 de noviembre de 2018 y se fue como uno de los funcionarios con mejor desempeño durante el gobierno de Juan Manuel Santos.

Reyes, abogado con doctorado en la Universidad de Tilburg, en Holanda, y profesional en lengua y cultura portuguesa de la Universidad de Lisboa, estuvo durante cuatro años al frente de la Superintendencia de Sociedades. En su gestión estallaron escándalos como la estafa en el mercado de libranzas por parte de Estraval, Elite y otra decena de sociedades y cooperativas que pusieron en jaque billones de pesos de ahorradores y pensionados. También estuvo al frente de la recuperación de los dineros de Interbolsa, del desmantelamiento de nuevas pirámides y captadoras ilegales, y de la reestructuración de empresas como Conalvías, que entraron en quiebra tras los escándalos de corrupción en los que se vieron inmersas.

“Fue un trabajo muy intenso, de gran complejidad y dificultad desde el punto de vista técnico, pues no se tenía toda la infraestructura para luchar contra estos problemas. Si bien no se resolvieron completamente, se lograron controlar. Pero el gran logro en estos cuatro años fue mantener a la Supersociedades en el primer lugar del índice de transparencia que mide 150 entidades del Estado”, cuenta Francisco Reyes, quien está en Indonesia. Otro de los grandes éxitos de su gestión fue la creación del Sistema con bases de Inteligencia Artificial para la Resolución de Litigios Societarios (Siarelis), una especie de robot que asesora en la página web a los empresarios sobre cuestiones legales y ofrece soluciones a partir de experiencias.

Pero ¿cómo llegó el exsuperintendente al Banco Mundial para asesorar la creación de códigos de comercio en África y Asia? Durante su gestión, Francisco Reyes fue elegido presidente de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional y su participación en escenarios globales despertó el interés de funcionarios del Banco Mundial. “Con la presidencia de la comisión pudimos darle una presencia a Colombia en escenarios internacionales en temas de derecho comercial. Fue muy importante para el país, porque el modelo comercial colombiano se ha replicado por el mundo. Tanto así que en la Comisión creamos una ley modelo para las Américas, que es una copia de nuestro sistema societario y de comercio”, sostiene Reyes.

El Código de Comercio de Mozambique

La primera misión que le encomendó el Banco Mundial a Francisco Reyes fue lograr que en Mozambique se expidiera un nuevo Código de Comercio, no solo en la estructuración de sociedades sino en la forma de contratar y llevar un registro de las actividades comerciales. “Es todo lo que tiene que ver con la actividad mercantil en ese país del sur de África. Ha sido un trabajo interesante, porque se trata de un país que, a pesar de tener los mismos problemas de las naciones de la región subsahariana, como infraestructura deficiente e instituciones débiles, en un futuro va a tener posibilidades extraordinarias en la creación de pequeñas y medianas empresas. Es impresionante su voluntad de salir adelante”, relata Francisco Reyes.

La tarea de Reyes junto al gobierno de Mozambique es actualizar el Código de Comercio expedido en 2005. En su opinión, el punto central de la reforma es aplicar el modelo que tenemos en Colombia de Sociedad por Acciones Simplificada (SAS): “Vamos a crear una SAS africana, pero esta figura va a tener un avance frente a la legislación de nuestro país en temas de disolución y liquidación. La importancia de la SAS es que es muy flexible y fácil para crear empresa, limita la responsabilidad del empresario y permite formalizar la actividad que se mantiene a la sombra y no tiene acceso al crédito. En Colombia la SAS ha permitido que se creen más de medio millón de compañías en los últimos diez años. Solo en 2018, el 96 % de las sociedades creadas eran SAS. Este sistema genera riqueza, empleo, pago de impuestos y formalización, entre otras ventajas”.

Indonesia, el reto de transformar el régimen de sociedades

En la misma línea de Mozambique está direccionado el trabajo de Francisco Reyes y el Banco Mundial en Indonesia. En su primera misión en el país del Pacífico asiático —con una duración de diez días— buscan acercamientos con funcionarios indonesios de alto nivel para modificar la ley societaria de un país que está llamado a ser una de las economías del mundo en el 2030. “Hay que generar conciencia en el gobierno para modificar un sistema que permita competir en el mercado mundial”, dice Reyes. Sin embargo, considera que es una tarea más compleja, pues en Indonesia hay un atraso porque el régimen es obsoleto y no hay instrumentos modernos que permitan canalizar recursos de inversión.

“Hay que crear una infraestructura normativa que les permita a los empresarios de Indonesia tener un vehículo adecuado para operar, pues hoy es un trámite muy complicado y en el que hay muchos intermediarios. En el proceso de creación de empresa participan notarios, funcionarios del Ministerio de Justicia, registradores mercantiles, abogados y gremios, lo que complica toda la operación. El cambio es difícil, porque uno se encuentra con tradiciones culturales muy fuertes que quieren mantener el statu quo y se oponen sistemáticamente a cualquier modificación, porque los intermediarios obtienen recursos significativos y temen que se les arrebaten esos beneficios. Lo importante es lograr un consenso sobre qué sería lo más conveniente para el país”, concluye Reyes.

Francisco Reyes explica que la labor en Mozambique, a pesar de ser un país africano, fue menos compleja porque al ser una excolonia portuguesa su tradición jurídica es más cercana a la colombiana. Sin embargo, en Indonesia, gracias al trabajo del Banco Mundial, hay voluntad por parte del gobierno para el cambio. Y a pesar de ver que el sistema colombiano es lejano a sus tradiciones culturales, se ha explicado que el modelo de las SAS se ha copiado con éxito en las Américas. Los ejemplos son Argentina, que replicó exactamente la legislación de Colombia y ha logrado funcionar de forma adecuada; y Uruguay, que está a punto de sacar su ley de SAS. “Si los dos proyectos con el Banco Mundial tienen éxito, el objetivo es asesorar a Arabia Saudita y Timor Oriental”, dice Reyes.

 

EL ESPECTADOR

administrador
ADMINISTRATOR
PERFIL

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

Noticias Relacionadas